Según publica el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) la cifra de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales en el año 2018 se sitúa en 6.523, un 40% menos que en 2017 y encadenando el cuarto año seguido de retrocesos.

La estadística señala que el 22,7% corresponden a hipotecas constituidas en el año 2006. El periodo 2005-2008 concentra el 57,2 % de las ejecuciones, mientras que otro 13,6% fueron en el año 2008.

En el cuarto trimestre de 2018 se registraron 1.551 ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales, un 31,2% más que en el trimestre anterior, pero un 28,9% menos que en el cuarto trimestre de 2017.
ejecuciones hipotecarias

Las ejecuciones hipotecarias sobre fincas urbanas aumentaron un 3,2% en relación a 2017. Dentro de las fincas urbanas, 25.903 ejecuciones correspondieron a viviendas, un 6,6% menos, y de ellas 8.912 eran ejecuciones sobre viviendas de personas físicas, cifra un 38,2% inferior a la de 2017. Por su parte, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas jurídicas se incrementaron un 27,8% en el año, hasta las 16.991, mientras que las realizadas sobre solares aumentaron un 24,2% y totalizaron 3.352.

Por comunidades autónomas, el mayor número de certificaciones por ejecuciones hipotecarias sobre el total de fincas en el cuarto trimestre son la Comunidad Valenciana con 3.130, Andalucía 2.785 y Cataluña 2.556. El menor número, País Vasco con 45, Navarra 120 y Baleares con 146, respectivamente.

En el caso de viviendas, la Comunidad Valenciana con 1.696, Cataluña con 1.300 y Andalucía con 1.206, presentan el mayor número de ejecuciones. Y País Vasco con 19, Asturias con 80 y Baleares con 91, los menores.