Productos complejos de riesgo y estructurados

Productos de inversión complejos y de alto riesgo, comercializados por entidades bancarias de forma indiscriminada entre ahorradores y minoristas.

Swaps o Permutas financieras | Participaciones Preferentes | Deuda subordinada | Valores Santander | Bonos convertibles Banco Popular | Productos estructurados

Permutas financieras: swap | IRS | clip

El contrato de permuta financiera de intereses o swap, es un acuerdo entre dos partes para intercambiar los flujos de pagos en concepto de intereses derivados de una operación financiera sobre un importe principal teórico y durante un periodo de tiempo determinado. Un swap se considera un instrumento derivado, ya que se compone de la agregación de instrumentos financieros “simples”.

Se puede equiparar como un contrato a plazo multiperiodo, en el que fijado un tipo de interés en el contrato, se procede a liquidar la operación en cada subperiodo, por comparación entre el tipo de interés señalado en el contrato y el tipo de liquidación que refleja la situación del mercado.

Se ofrecían como “seguros” frente a la subida de los tipos de interés, a la firma de un préstamo hipotecario
Hay muchas sentencias de Audiencias Provinciales y Juzgados declarando la nulidad de dichos contratos y el Tribunal Supremo también ha ratificado sentencias en este sentido, por consentimiento viciado por error al no tener el cliente información suficiente.

Participaciones preferentes

Las participaciones preferentes son emisiones de deuda sin un plazo definido. La entidad paga una rentabilidad según sus resultados, e incluso puede no dar nada. Por ello, los altos intereses cobrados ofrecidos durante los años de bonanza se han convertido en cero euros en muchos casos durante la crisis.

Hubo multitud de entidades que comercializaron este producto financiero complejo, como por ejemplo, Bankia, Caja Duero, Caja España, Banco CEISS, Catalunya Caixa, Bankinter, Eroski y Fagor, Novagalicia, Abanca y CAM.

Valores Santander

En 2007, Banco Santander realizó una emisión de 7.000 millones de euros en obligaciones convertibles y que provocó pérdidas superiores al 50% a los 129.000 clientes que las suscribieron, cuando en 2012 afrontaron la conversión obligatoria de sus títulos en acciones del banco.

En 2016 el Tribunal Supremo confirmó la nulidad de una suscripción de Bonos Convertibles del Banco Popular, de naturaleza similar a los Valores Santander.

El Alto Tribunal ha calificado a los bonos necesariamente convertibles como productos complejos y arriesgados, lo que obliga a las entidades financieras que los comercializan a suministrar al inversor minorista una información especialmente cuidadosa.

Bonos convertibles Banco Popular

El Banco Popular emitió en el año 2009, 700 millones de euros en deuda, en el producto Bonos Subordinados Banco Popular, que combinaba rentabilidad fija y variable. Dichos bonos tenían un plazo de vencimiento de 4 años –en 2013–, cuando serían canjeados por acciones, pasando a ser una inversión de renta variable. En el mes de abril de 2012, ante los resultados bursátiles de la entidad, Banco Popular decidió ampliar el vencimiento de los bonos hasta el 25 de noviembre de 2015.

Los Bonos se comercializaron insistiendo en su alta rentabilidad y en que se trataban de productos seguros, similares a un “plazo fijo”. Fueron colocados entre todo tipo de clientes, sin realizar los tests de conveniencia e idoneidad y no se les informó de los riesgos ni de la verdadera naturaleza de este híbrido financiero.

El Tribunal Supremo ya ha dictado sentencias dejando claro que la entidad bancaria vendió los bonos convertibles de forma irregular, sin asegurarse de que los inversores eran “expertos” en el mercado de valores. Se trata de un producto complejo y arriesgado que no resulta apto para clientes con perfil minorista.

Productos estructurados

Un producto estructurado es una inversión de riesgo cuya rentabilidad va a depender del precio de un subyacente, normalmente un paquete de acciones, y de la evolución de dicho subyacente dependerá el progreso de la inversión.

Son instrumentos financieros complejos y de alto riesgo, no aptos para un perfil de consumidor conservador.

EMTN de Banif | Global Inmobiliario de Banco Santander | BN European; Invest de Deutsche Bank

Envíenos su consulta o llámenos gratuitamente por teléfono

Confirmo que he leído la política de privacidad

(+34) 902997934

Gestbanking constituye una Red a nivel nacional de especialistas en Derecho Bancario, con oficinas tramitadoras en Almería,  Badajoz, Barcelona, Bilbao, Cáceres, Granada, Gran Canaria, Huelva, Huesca, Madrid, Málaga, Melilla, Murcia, Mallorca, Pontevedra, Sevilla y Tenerife.

Gestionamos, tramitamos y asesoramos a empresas y particulares en asuntos bancarios: cláusulas abusivas; ejecuciones hipotecarias; productos complejos de riesgo; productos estructurados; comisiones indebidas; promociones inmobiliarias; registros de morosos; plusvalías municipales.

Estudiamos su caso particular y le asignamos el abogado más adecuado para atenderle.